¿Por qué viajar a Tanzania en septiembre?

¿Por qué viajar a Tanzania en septiembre?

Calendario de hojas. Viajar a Tanzania en septiembre.
Descubre por qué viajar a Tanzania en septiembre.

Hoy en Masikio Safaris queremos contarte las ventajas de viajar a Tanzania en septiembre. Ya sabemos que la cuestión del clima es muy importante cuándo planificas tu estancia en África puesto que dependiendo de la época del año la vegetación cambia y es más fácil avistar unos animales u otros. ¡Echa un vistazo a nuestras recomendaciones!

Como siempre, lo primero es consultar la información meteorológica. En Tanzania, septiembre se presenta como un mes con tiempo soleado. Algo bastante lógico teniendo en cuenta que estamos en la estación seca. En este momento la mayoría de los animales se congregan alrededor de las fuentes de agua o buscan la sombra de las zonas boscosas.

Si eres de las personas que prefieren la tranquilidad a las grandes aglomeraciones te aconsejamos que vengas a Tanzania durante la segunda quincena de septiembre. En estos días no hay demasiados turistas y encontrar sitios donde contemplar a la fauna salvaje del continente africano se vuelve una tarea mucho más sencilla para el guía experto.

Como no podía ser de otra manera, una de las excursiones más populares en estas fechas es la visita al Parque Nacional del Serengeti. Es probable que durante tu safari te cruces sobre todo con ñus y cebras, leones, hienas, elefantes, jirafas e hipopótamos. La mayoría de los animales migratorios han llegado ya al Masai Mara pero eso no significa que la vida haya abandonado por completo el Serengeti.

Por otro lado, si te animas a venir a Tanzania en septiembre puedes aprovechar la oportunidad para conocer de primera mano el Cráter de Ngorongoro. Ojo, en esta zona la temperatura puede descender por debajo de los 15ºC de madrugada así que conviene que traigas ropa de abrigo además de prendas veraniegas para hacer frente al calor diurno.

Uno de los atractivos del Cráter de Ngorongoro es que es ideal para los que quieren empezar poco a poco en el mundo de los safaris. Sus reducidas dimensiones hacen posible recorrer la zona en sólo un día sin perderte nada.

Para terminar, no podemos dejar de mencionar el Parque Nacional de Tarangire. Aquí, el final del verano viene acompañado por una concentración de animales que rivaliza con la del propio Serengeti. Por ejemplo, es normal que las manadas de elefantes se acerquen hasta el río Tarangire para beber y refrescarse.

En definitiva, viajar a Tanzania en septiembre es un plan estupendo si quieres descubrir las maravillas de África a tu ritmo sin preocuparte por las multitudes que suelen congregarse en los parques del país durante los meses de julio y agosto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *