Parque Nacional de Mikumi: Riqueza natural y tranquilidad

Parque Nacional de Mikumi: Riqueza natural y tranquilidad

Parque Nacional de Mikumi
El Parque Nacional de Mikumi es el hogar de múltiples especies animales.

Hoy en Masikio Safaris cogemos nuestra mochila y nos encaminamos hacia el Parque Nacional de Mikumi. Seguro que te suena la zona pues este parque se halla en las cercanías de la Reserva de Selous de la que ya te hablamos en otra ocasión. ¡Tanzania esconde infinitas sorpresas para los viajeros!
A pesar de que Mikumi no es tan conocido como el Parque Nacional del Serengeti si vienes hasta aquí podrás comprobar que hay grandes similitudes entre ambos entornos naturales. Y si te quedas con ganas de más siempre puedes ir un poco más allá hasta llegar al fabuloso Parque Nacional de los Montes Udzungwa.
El rasgo más destacable de Mikumi es que está dividido en dos partes distintas entre sí. La primera zona presenta el aspecto típico de la sabana africana en el que las acacias y los baobabs cobran protagonismo. La segunda zona es similar a un pastizal.
Si hay algo que llama poderosamente la atención de las personas que realizan un safari en Mikumi es la magnificencia de sus formas rocosas. Aunque no olvides que cuanto más te acerques a las montañas más difícil resultará avistar a la fauna autóctona dado que la escasa vida silvestre cuenta con la ventaja del terreno abrupto para mantenerse a salvo de miradas indiscretas.
El parque de Mikumi tiene una extensión de 3.230 Km² y su cota más alta alcanza los 1.257 metros. Cuando se inauguró en el año 1964 la idea era que fuese una especie de prolongación de la Reserva de Selous pero con el tiempo el lugar cobró entidad por sí mismo.
El paisaje está dominado por una suerte de matorral denso de ribera a lo largo de los ríos Mgoda, Kikobogo y Mkata. Sin embargo, la vida vegetal no acaba ahí y las palmas también han encontrado su sitio convirtiéndose en importante fuente de alimento para especies como el elefante, por ejemplo.
Monos, mandriles, rinocerontes, búfalos, antílopes y un gran número de aves se dan cita en este parque. Y, por si esto no fuera suficiente para animarte a venir, resulta que este es uno de los pocos sitios en los que puedes ver leones subiéndose a los árboles.
Además, en este paraíso la naturaleza ha recibido una pequeña ayuda de la mano del hombre en forma de piscinas artificiales. Están a sólo unos cinco kilómetros del parque propiamente dicho así que no te será complicado desviarte de tu camino si quieres contemplar los hipopótamos que habitan sus aguas.
En suma, el Parque Nacional de Mikumi representa una gran oportunidad de investigar todo lo que Tanzania tiene que ofrecer sin pasar por los circuitos turísticos más concurridos. Si buscas exclusividad y tranquilidad este lugar es sin duda una opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *