De safari en una Reserva Nacional: ¿Qué cabe esperar?

De safari en una Reserva Nacional: ¿Qué cabe esperar?

¿Quieres ir de safari en una Reserva Nacional como Masai Mara?
¿Quieres ir de safari en una Reserva Nacional como Masai Mara?

Conocer la diferencia entre una reserva nacional y una privada es muy importante si quieres aclarar tus ideas acerca de la clase de safari por África que deseas contratar. Cada una de estas opciones tiene sus ventajas y sus inconvenientes. ¿Quieres saber cuál sería la alternativa que mejor se adapta a ti y a tus compañeros de viaje?
Entre los destinos más populares de África se encuentra la Reserva Nacional de Masai Mara , por ejemplo. De esta zona ya hemos hablado en alguna ocasión en el blog así que ya sabrás que la Gran Migración es uno de sus mayores atractivos para turistas y viajeros de toda índole.
La principal ventaja de una reserva nacional es lo fácil que es acceder a las distintas zonas del terreno debido a la calidad de los caminos. El Gobierno es el responsable de la buena conservación de estas infraestructuras por las que suele circular una gran afluencia de turistas.
Y precisamente la aglomeración de personas y vehículos es el mayor inconveniente de las reservas nacional es de carácter público. Al no haber ningún tipo de cuota máxima te puedes ver en un atasco. Esto no ocurre en las áreas privadas en las que hay una limitación de unos tres vehículos.
A algunas personas les convencen más las reservas privadas por su exclusividad. Pero lo cierto es que los paisajes y especies que vas a contemplar si haces un safari no son tan distintos. El precio es una de las principales diferencias siendo más económico ir de safari en una reserva nacional.
Sin embargo, en una reserva nacional es común que haya ciertas restricciones como la prohibición de salirse de los caminos marcados o de ir a pie. En los parques privados es posible programar rutas para ir andando y es frecuente desviarse para poder ver el mayor número de animales posible.
Además, no es raro encontrate con zonas mixtas. En el Parque Kruger, por ejemplo, existen algunas áreas públicas por las que puede ir todo el mundo y otras partes que sólo se pueden ver si te alojas en lodges u hoteles de las cercanías.
Con independencia de que te decidas por una reserva nacional o un parque privado lo que sí es cierto es que contar con un guía es casi indispensable para sacarle partido de verdad a tu safari. Saber cómo comportarse durante un avistamiento evitará que los animales se pongan nerviosos o huyan antes de tiempo.
En suma, ir de safari en una reserva nacional es una experiencia incomparable pero este es uno de esos viajes en los que no merece la pena escatimar en gastos. No te preocupes, en Masikio Safaris somos profesionales del sector y estamos listos para ofrecerte un asesoramiento personalizado así como los paquetes de aventuras más interesantes. ¡No renuncies al safari que siempre quisiste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *