Parque Nacional Tsavo: Entre volcanes y manantiales

Parque Nacional Tsavo: Entre volcanes y manantiales

Parque Nacional de Tsavo

El Parque Nacional Tsavo es uno de los mayores tesoros de Kenia. El territorio queda dividido en dos por una línea de ferrocarril pero eso no disminuye un ápice si belleza. Y por si eso fuera poco, en la parte Occidental se pueden disfrutar multitud de actividades al aire libre.
Por si nunca has visitado el Parque Nacional Tsavo conviene que sepas que su extensión es de unos 9000 kilómetros cuadrados. Quizá te sorprenda saber que este paraje natural no está tan alejado de la civilización como pudiera parecer ya que la ciudad de Mombasa se halla en las cercanías.
Como seguro que habrás adivinado por la existencia del ferrocarril el transporte hasta esta zona no suele representar problema alguno. La autovía A109 de Nairobi a Mombasa pasa por allí y constituye un excelente medio de comunicación.
A todo amante de los safaris le entusiasma la fauna salvaje. Por este motivo, te recomendamos que no te pierdas la visita a la reserva de rinocerontes. Como ya te comentamos en un artículo anterior en África hemos de distinguir entre el rinoceronte blanco y el negro aunque por desgracia este último grupo se ha extinguido este año.
Dentro del lado Este del parque destacan maravillas como la colada de lava más larga del mundo y la meseta Yatta. Por el Oeste podrás contemplar una de las vistas más impresionantes del Kilimanjaro.
Pero sin duda una de las principales atracciones del Parque Nacional de Tsavo son los manantiales de Mzima. Se trata de un oasis en medio del paisaje volcánico de la zona. Y precisamente el territorio es tan fértil gracias a las cumbres volcánicas de Chyulu de las que mana agua subterránea.
En caso de que contemplar la vegetación y los animales no sea suficiente para ti encontrarás una sorpresa agradable en este parque. Tsavo tiene una ruta por las llamadas Rocas Elefante. Una sesión de escalada no apta para personas propensas a sufrir vértigo debido a las alturas.
Eso sí, a la hora de realizar la ascensión debes tener en cuenta que el calor puede ser sofocante a lo largo del recorrido. Hidratarse con frecuencia no es mala idea como tampoco lo es el contar con los servicios de un guía experimentado que conozca el terreno.
Si consigues llegar a la cima de esta particular torre de marfil serás recompensado con unas vistas increíbles. No olvides que los días más despejados son también los más calurosos así que es a ti a quién le toca decidir si el esfuerzo merece la pena.
En definitiva, el Parque Nacional de Tsavo es un lugar magnífico para pasear y completar tu cuaderno de safari. Leones, jirafas, búfalos e incluso hipopótamos campan a sus anchas por este trozo de paraíso africano perdido. ¡Si quieres ver todos estos animales ya sabes dónde encontrarlos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *