La avestruz en Kenia: Un ave hecha para correr

La avestruz en Kenia: Un ave hecha para correr

Avestruz en Kenia

Ver una avestruz en Kenia es relativamente sencillo. Este animal se encuentra presente en muchos de los Parques Nacionales más populares del país tales como Masai Mara o el Parque Nacional de Amboseli. ¡Abre bien los ojos o pasará de largo a gran velocidad!
Si nunca has visto una avestruz de cerca en estado salvaje la experiencia te dejará sorprendido. Este ave es muy peculiar y no sólo por su aspecto sino también por algunas de sus costumbres. ¿Sabías que se organizan en harenes?
Pero vayamos por partes. Si quieres aprender a distinguir entre los machos y las hembras de esta especie has de saber algunas cosas. Los primeros son más grandes y presentan ese característico plumaje de color negro con toques blancos en las alas y la cola que siempre se nos viene a la cabeza cuando imaginamos una avestruz.
Por su parte, como suele ocurrir con otras especies, las hembras son de menor tamaño. Su plumaje es algo más claro que el de los machos y se aproxima más a tonalidades pardas. El cuello, cabeza y patas de ambos sexos son de color rosáceo y no tienen pluma alguna.
¿Has visto alguna vez una caricatura de una avestruz coqueta con grandes pestañas? Esta representación tiene una base real puesto que las pestañas de las avestruces son amplias para proteger los ojos del animal de la entrada de partículas indeseadas que puedan estorbar la visión.
Cuando llega la época de apareamiento suele haber un macho y varias hembras por cada nido. Siendo así uno esperaría encontrar numerosos huevos pero lo cierto es que suelen hallarse unos cinco como máximo.
Por lo que respecta al reparto de las tareas de cría hay que decir que es el macho el que excava los agujeros en los que las hembras depositan los huevos. Y también es el encargado de la incubación aunque la hembra principal del grupo puede echarle una mano con este cometido de vez en cuando.
Desde Masikio Safaris queremos advertirte de que no te debes dejarte engañar por el simpático aspecto de las avestruces. Si no sigues las instrucciones de tu guía y los animales se sienten amenazados pueden atacar tanto con su potente pico como con sus poderosas piernas que culminan en tres uñas afiladas.
Sin embargo, el primer instinto de la avestruz es evitar el peligro. Si te acercas demasiado durante tu safari lo normal es que el ave salga disparada a unos impresionantes 90 kilómetros por hora. ¡Más vale que tengas una buena cámara para sacar fotos en movimiento!
Como has podido comprobar, la avestruz en Kenia es un auténtico espectáculo. Su gran tamaño tiende a confundirse con torpeza pero esa fachada esconde a un velocista capaz de despistar a muchos depredadores de la sabana. ¿Te gustaría ver avestruces a la carrera en directo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *