El topi: Un antílope realmente especial

El topi: Un antílope realmente especial

Topi
El topi es fácil de ver en los safaris por Tanzania.

El topi se encuentra entre los antílopes de África más fascinantes. Esta especie es común en Tanzania por lo que no te costará ver algunos ejemplares en los parques nacionales del país. ¿Serás capaz de distinguir este animal del impala o la gacela de Thomson?
Como recordarás, no es la primera vez que hablamos de antílopes en Masikio Safaris. Hay gran variedad de especies diferentes y todas y cada una de ellas resultan de interés para los viajeros que buscan aprender todo lo posible acerca de los animales salvajes que pueblan el continente africano.
Una particularidad del topi es que tiene muchos nombres distintos. También se le conoce como Tsessebe, Nyamera en suajili o Damalisque en francés. Pero con independencia de cómo lo llamemos lo que sí es seguro es que se trata de un animal único al que merece la pena observar en su hábitat natural.
Distinguir entre machos y hembras resulta más complicado con los topis que con otros antílopes. La razón es que ambos sexos lucen cornamenta por lo que a simple vista podemos hacernos un lío. No obstante, el ojo experto podrá advertir que las hembras tiene los cuernos más finos.
El topi tiene la cara alargada y sus orejas son puntiagudas y estrechas. Su pelaje es rojizo pero presenta manchas oscuras de la raíz de los cuernos al hocico y en las patas. Por su parte, la cola es delgada y de color negro.
Para que te hagas una idea del tamaño de este antílope se puede decir que suele medir entre los 115 cm hasta 125 cm y puede alcanzar los 140 kilos de peso. ¡Teniendo en cuenta su agilidad a la carrera nadie lo diría!
Como buen herbívoro, suele pastar en sabanas y praderas. Al topi le gusta permanecer en las zonas más ricas en alimento. No te sorprendas si llegas a contemplar una concentración de miles de estos animales.
Sus depredadores naturales son el león, el leopardo, el guepardo, el licaón y las hienas. Los chacales prefieren presas más fáciles pero si el hambre hace de las suyas se atreven a atacar a las crías de topi cuando éstas están desprotegidas.
Ahora que has averiguado algunas cosas acerca del topi podrás buscarlo con tus prismáticos de safari sin miedo a confundirlo con otros antílopes. ¡Y si tienes suerte podrás contemplar una manada en plena migración!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *