El rinoceronte: El gran solitario de África

El rinoceronte: El gran solitario de África

El rinoceronte es uno de los Cinco Grandes de África.
El rinoceronte es uno de los Cinco Grandes de África.

Ver al rinoceronte en su hábitat natural es lo que persiguen muchos de los viajeros que se animan a salir de safari por Kenia y Tanzania. Si quieres conocer un poco mejor a este gran mamífero has llegado al blog indicado. ¡Hay muchas curiosidades que contar!
Ante todo, hay que distinguir entre el rinoceronte blanco y el rinoceronte negro africano. El segundo es el que normalmente se busca en la mayoría de los safaris y su tamaño es algo más reducido. En general, estos animales no tienen un temperamento agresivo a pesar de su imponente apariencia. ¡Pero no te confíes y sigue en todo momento las instrucciones de tu guía cuándo te encuentres con un ejemplar durante tu safari!
El rinoceronte negro vive en las zonas del sur y del este de África pero no sale a luz fácilmente. Debido a la caza indiscriminada y al comercio de cuernos de rinoceronte el número de ejemplares de este animal ha sufrido un serio revés. Afortunadamente, todavía pueden verse en Kenia.
Al contrario de lo que pueda parecer la diferencia entre el rinoceronte blanco y el negro no reside en el color de su piel. De hecho, los dos tienen la piel de un tono gris. Lo que ocurre es que la forma de la boca es distinta en ambas especies.
Se puede reconocer al rinoceronte negro por su labio superior en punta que le sirve para llegar hasta los arbustos y las copas de los árboles. De esta manera, se alimenta de las hojas y los frutos que cuelgan de las ramas. Prefieren salir en busca de alimento al amanecer y al atardecer evitando las horas en las que el sol africano brilla con más fuerza. ¡Nada como un baño de barro para escapar del calor!
Otro rasgo distintivo del rinoceronte es que los machos son muy territoriales y de naturaleza solitaria mientras que las hembras y las crías permanecen juntas años. No obstante, las reuniones en época de celo no son un problema ya que estos animales se pueden encontrar entre sí usando su fino sentido del olfato.
Si cierras los ojos y piensas en un rinoceronte seguro que te imaginas los dos cuernos característicos de este animal. No podíamos acabar este artículo sin hablar un poco de ellos. Se podría decir que son similares a nuestro pelo o a nuestras uñas. No paran de crecer nunca así que el cuerno inferior, que es el más grande, puede medir hasta un metro de largo.
Y hasta aquí nuestro repaso por los principales rasgos del rinoceronte negro. Por desgracia, se encuentra en peligro de extinción y sólo el tiempo dirá si los esfuerzos por preservar a este magnífico animal darán sus frutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *